¿Para que sirven las llaves dinamométricas?

Como parte de las diferentes herramientas manuales que facilitan el lograr fijaciones eficaces, la llave dinamométrica es determinante puesto que, al enfocarse hacia la precisión, hace posible el adecuado ajuste de elementos roscados, siendo por lo tanto de gran uso en el escenario del ciclismo o por ejemplo en las reparaciones de motos y automóviles.

Este utensilio al menos en aspecto, puede resultar muy similar a la carraca común pero lo cierto es que hay grandes diferencias de por medio y unas instrucciones particulares para su uso, que son las que a fin de cuentas permiten acceder a sus grandes ventajas a la hora de comprar llaves dinamométricas, entre las cuales sobresale el atornillado concreto, pues, aunque muchas personas lo ignoran, un tornillo no debe apretarse hasta que no de más, lo apropiado es hacerlo hasta llegar a su par de apriete, ni más ni menos.

Tipos de llaves dinamométricas

Para darles el uso correcto, es fundamental aprender a distinguir entre los tipos de llaves dinamométricas que existen, pues cada una de estas versiones implica aplicaciones variadas.

  • Digitales: el circuito electrónico que se dispone en su interior y la pantalla que revela los valores medidos son los puntos a favor que la consolidan como una de las más utilizadas. Esta lleva se encuentra en la capacidad de avisar a través de un sonido que se ha conseguido el apriete pertinente.
  • De reloj: se trata de una versión analógica de la llave dinamométrica digital, lo que significa que la medición y lectura se efectúa a partir de una aguja móvil.

  • De salto: corresponden a una de las más comunes, trabajan a partir de un nonio que debe ser ajustado para que la llave pueda perder tensión una vez alcance el apriete seleccionado.

  • De control: son aquellas que cuentan con un sensor de torque que mide el par.

Usos de las llaves dinamométricas

Algo que no se debe perder de vista, es que las llaves dinamométricas sirven para dar a los tornillos el torque sugerido, siendo esto algo sumamente relevante pues, impide o evita que las piezas se sobretensiones y deformen.

Aquellos mecanismos que al ser exigentes necesitan un atornillado concreto son los que más se sirven de su utilidad ya que al encontrarse regidas por el sistema de par de fuerzas paralelas, permiten la rotación o torsión de un elemento, respetando como ya lo hemos mencionado el par de apriete.

Como dato de interés, cabe anotar que estas llaves jamás deben ser ocupadas para aflojar tornillos, asimismo, es importante darles un trato delicado ya que se descalibran con gran facilidad al recibir golpes; lo mejor de todo, es que en el mercado actual es posible conseguir modelos preajustados para las distintas especificaciones de apriete de las tuercas que son más usadas.