Consejos para comprar la mejor silla de oficina

Por más de que en muchas ocasiones las personas no suelen prestar atención a las sillas escritorio que utilizan para cumplir con su trabajo bien sea en la oficina o desde casa, los molestias en la espalda son uno de los padecimientos que más dolores de cabeza puede ocasionarles a estas, quienes por lo general no suelen tomarse muy en serio el hecho de tener que escoger esa silla que los acompañará durante su jornada laboral diaria que representa un tiempo considerable en función de las horas que estos suelen emplear cuando se encuentran trabajando.

Gran parte de las personas que trabajan en ambientes de oficina, pasan muchas horas sentados frente a sus escritorios, lo cual los convierte en seres sedentarios que deben cuidarse mucho más si desean tener un estado de salud óptimo pese a su falta de ejercicio y movilidad constante, razón por la que uno de los elementos esenciales consiste en saber escoger la silla de oficina idónea.

¿Por qué es importante saber elegir una silla de oficina?

Una de las grandes razones para elegir una silla de oficina adecuada es que esta es uno de los elementos fundamentales para aquellas personas que pasan largas horas sentados frente un escritorio en su ambiente de trabajo, siendo empleados que se encuentran expuestos a presentar problemas en la zona lumbar de la espalda, especialmente a partir de los 50 años.

5 aspectos que deben ser considerados al momento de elegir una silla de oficina

1) Verificar que el tamaño del asiento sea lo suficientemente ancho para que la persona pueda sentarse holgadamente en la parte central y tenga espacio a su alrededor. Asimismo este debe ser regulable en altura, debido a que así podrá fijar la posición en la que se encuentra el torso respecto a la mesa de trabajo.

2) Es importante que se pueda modificar la colocación del asiento con respecto al respaldo para que el abdomen no se vea comprimido y por lo tanto no se ocasionen problemas digestivos o de circulación.

3) Revisar que el respaldo se ajuste a la espalda y pueda ofrecer apoyo para la zona lumbar y que también pueda regularse la firmeza o movilidad de este, recomendándose el uso de sillas sincronizadas debido a que el respaldo puede moverse hacia adelante y atrás, contribuyendo a que la persona no entre en posturas de compresión del abdomen ni la columna.

4) Observar si el tapizado de la silla es transpirable y fue diseñado para que esta pueda ser utilizada de una forma continua.

5) Que tengan ruedas en la base para que sea más fácil para la persona cambiar de postura o moverse del sitio de trabajo cuando esté sentado.